ANA ISABEL FERRERAS CANDIDATA AL CONGRESO POR EL CRA

Ver noticia original aquí

Con veinte años de política a sus espaldas, la experiencia de ocho con el bastón de mando en el Ayuntamiento de Gradefes, y otros cuatro como diputada provincia, Ana Isabel Ferreras irrumpe en las elecciones generales del próximo 20 de diciembre de la mano del CRA, un partido nacido en León para dar voz al campo, y buscar la manera de dar la importancia que se merece a las zonas rurales «castigadas» por el látigo del bipartidismo

Ciudadanos Rurales Agrupados (CRA), grupo político fundado en León en febrero de este año, irrumpirá en las próximas elecciones generales del 20-N con el mismo mensaje con el que conquistó el voto de cerca de 1.700 personas en los anteriores comicios municipales, lo que les ha permitido gobernar en la actualidad en tres ayuntamientos y repartir 21 concejales por toda la provincia.

Ana Isabel Ferreras, actual presidenta de la Junta Vecinal de Gradefes, y una de las fundadoras del CRA, es la cara visible de este partido, con el que concurre como número uno al Congreso de los Diputados, junto a Isidoro Díez de Valdeón, alcalde de Acebedo, como número dos, y con Rubén González, como candidato al Senado.

Su propósito está claro, el CRA nace con el objetivo de dar voz a las zonas rurales, una voz que con su candidatura a las generales, quiere ahora llevar al Congreso de los Diputados y al Senado. «En la actualidad no existe ningún partido que defienda de una forma específica a la agricultura y a la ganadería, dos sectores básicos que están atravesando una profunda crisis», explica Ana Isabel Ferreras. Por eso se muestra muy crítica con otros partidos que «durante las elecciones utilizan al medio rural para ‘captar’ votos y luego, cuando llegan al poder, no hacen nada por solucionar sus problemas». «No soporto el lema del PP Mi pueblo no se cierra cuando son ellos los principales responsables de la despoblación, recortando servicios, prestaciones y comunicaciones. No están haciendo nada para evitar que la gente termine por abandonar los pueblos en busca de oportunidades», matiza la candidata del CRA.

Sobre la despoblación, una de las principales lacras del mundo rural, Ferreras considera que hay que «gastar menos en discursos, estudios, conferencias y planes estrella, y materializar proyectos». Por eso considera que hay que invertir más en comunicaciones, en el impulso de las nuevas tecnologías y en garantizar los servicios básicos como la educación y la sanidad, «siempre públicos, sin ningún tipo de conciertos».

Entre las propuestas más firmes de su programa, está la eliminación precisamente del Senado, de todo tipo de privilegios en la clase política, en la limitación de mandatos en los cargos públicos —dos como máximo—, y en la no profesionalización de la política.

En el terreno más provincial, aboga por la eliminación de las diputaciones o de los gobiernos autonómicos. «Los dos no pueden convivir en un mismo territorio, es un gasto innecesario», afirma Ferreras. En el caso de León, opina que la Diputación es la institución que más cerca está del ciudadano, «más que la Junta de Castilla y León, que representa la comunidad que tanto daño ha hecho a nuestra provincia. Nos ha robado nuestra identidad, nuestra riqueza y nuestras oportunidades de progreso siempre para favorecer a Valladolid», asegura. Por eso ve necesario acometer una reforma estructural de la administración que «nadie quiere abordar por que vive demasiada gente de ello».

Sobre el bipartidismo que hay en el actual sistema político, Ferreras considera que «es lo peor que le puede pasar al país», ya que «no es bueno que haya dos partidos en el poder, que gobiernen en alternancia. Se acomodan demasiado», opina. Por eso considera vital que «haya más partidos, una pluralidad más real, que por otra parte es imposible de conseguir por la ley electoral que ninguno de los dos partidos grandes quiere modificar porque les viene bien para cerrar la puerta a nuevas opciones políticas».

Volviendo a León, Ana Isabel Ferreras propone apoyar decididamente al sector agroalimentario y ganadero, «que es lo único que nos queda», con un sello de identidad propio. Respecto a la minería, «por desgracia se la han cargado todos, políticos y administraciones». Por eso, la candidata del CRA está decidida a luchar porque «el minero viva del carbón, el agricultor de la tierra y el ganadero de sus animales, sin intermediarios que les roben». Lo mismo ocurre, a su juicio, con el sector maderero. «Demasiadas empresas y demasiados especuladores que se benefician de los recursos y del patrimonio que pertenece en exclusiva a los pueblos».

Ana Isabel Ferreras tiene un deseo para el próximo 20 de diciembre, «que exista un vuelco total en la política de este país». Para conseguirlo, este modesto partido político llama a las puertas del electorado.

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.