Ana Isabel Ferreras
20/11/2015 – 01:10

Esto de hacerse uno mayor tiene su aquél. Ciertamente ves las cosas de una manera bastante diferente a cuando eres más joven y empiezas a darte cuenta de que todo aquello que te decían los que ayer peinaban sus primeras canas, han dejado de ser simples vaticinios para convertirse en realidad. No se trata de un proceso negativo ni mucho menos. Simplemente forma parte de nuestra evolución como personas, que por supuesto merece la pena vivir y comprobar.

Puede que la nostalgia forme también parte del natural proceso de la madurez, y que a medida que los lustros van haciendo mella en el calendario de la vida, sea cada vez más frecuente recordar todo aquello que nos hace retroceder en el tiempo, y si es con una sonrisa mejor.
Ahora, con estos nuevos tiempos que nos abordan, parece que el lenguaje de la comunicación ha sufrido un shock, pasando de las conversaciones entre vecinos en los soportales, vadeando el mal tiempo y poniendo siempre buena cara, a los móviles, tablets, Ipads, y demás cacharrería de la que se dice “virtual”. No puedo menos de añorar esas imágenes no tan lejanas, de gente hablando animosamente por las calles, en vez de parecer dedos pegados a las pantallas, de escribir y recibir cartas vía correo postal (sí, esas con sellos que parecen haber desaparecido del mapa y que no son los extractos del banco), de hablar por teléfono en vez de wasapear, etc.
Y de repente, entre tanto barullo escucho a una de mis compañeras de trabajo utilizar la expresión “Velo ahí” y siento como una música en mis oídos, recordando que mi abuela siempre lo utilizaba para decirme cómo mirar con el verbo ver: “Pero niña…. mira bien, velo ahí lo tienes”. Expresiones de antes que cada vez se usan menos y que parece acabarán engullidas entre el desinterés y la tecnología.
Mirar se puede y mucho, pero mirar con ver…. no tanto. Mírenlos ahí a todos los que se presentan el próximo 20 D y “velo ahí”, que entre ellos estamos nosotros “Ciudadanos Rurales Agrupados (CRA)”. Así que ¡ahí tienen ustedes! Por si no encuentran nuestra papeleta en el colegio electoral.

Categorías: Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.