El medio rural en España abarca el 90% del territorio y en él reside un 20% de la población. Ese inmenso territorio es al que pretende llegar Ciudadanos Rurales Agrupados, el partido creado por un grupo de políticos y alcaldes, en su mayoría, huidos del PSOE, entre los que se encuentra el alcalde de Valderrey, Gaspar Cuervo, inclasificable, peleón y que no se conforma nunca con un ‘no’. Entrevistamos a un hombre que en su despacho de la Alcaldía no encontramos ningún símbolo oficial al uso, allí ni hay bandera de España y el retrato de los reyes ha sido sustituido por el de un campesino.

Noticia original aquí

Un grupo de políticos experimentados procedentes en su mayoría de un PSOE que, según han manifestado, ya no soluciona los problemas de los pueblos, han fundado Ciudadanos Rurales Agrupados, CRA, un partido de nuevo cuño. ¿Hay hueco político para una formación de estas características?

Los habitantes de las zonas rurales están viendo que los dos grandes partidos no les están solucionando sus problemas del día a día y están buscando un canal alternativo que somos nosotros. ¿Quiénes somos nosotros?, pues somos gente que vemos los problemas desde los gobiernos municipales y también personas sin experiencia política que se están uniendo. Esto lo grande que tiene es que se nos va uniendo gente que tiene conocimientos -tenemos biólogos, expertos en nuevas tecnologías, abogados…-, todo ese conocimiento unido es un capital humano que está en los pueblos, que estaba desperdiciado y que nunca lo hemos sabido ver porque tenemos esa imagen de los pueblos de Paco Martínez Soria o de Bienvenido Míster Marshal, y eso es mentira. En los pueblos actuales hay gente muy preparada, hay otra gente que tiene mucha experiencia que le ha dado la vida, y todo eso puesto en común tiene muchísima fuerza. Esto es lo que tenemos que explicar a la gente: hay mucha fuerza detrás y lo único que hay que hacer es canalizarla en vez de bifurcarla diciendo cada uno ‘yo no puedo hacer nada’, vamos a unirnos y hacer algo juntos. Esto nos está sirviendo para enriquecernos nosotros, para mí como político está siendo una experiencia maravillosa.

La política rural hay que empezar a observala como una especialización, porque tiene más similitudes uno de Madrid con uno de Nueva York, que uno de Castrillo de las Piedras con uno de Madrid.

Las problemáticas fundamentales de las áreas rurales son las mismas pero a la vez son muy diversas. Hemos tratado con gente que necesita soluciones a sus problemas forestales, ganaderos, agrícolas, de bienestar social, de las reservas de caza, de la brucelosis. Toda la riqueza que hay en el mundo rural en materias primas que no se ha sabido sacar un partido importante porque la transformación no se hace en los pueblos. Una de las formas de crear riqueza es que tenemos materias primas de alta calidad y el verdadero beneficio es transformar eso que tenemos ahí. Hay zonas donde la riqueza está en el bosque, en otras en la agricultura y eso hay que saberlo focalizar y ponerlo en valor.

Quienes se están uniendo al CRA ¿qué les están diciendo?

Es gente que está buscando soluciones a lo que les pasa en el día a día y que no se están viendo respaldados por los partidos tradicionales, son personas que saben, que ven cómo les vienen a buscar dos o tres meses antes de las elecciones y después se olvidan de ellos. Eso lo hemos sufrido como políticos que vemos cómo rechazan temas por intereses partidistas que hay por detrás, con los que no ‘comulgamos’ porque realmente nosotros representamos a nuestros vecinos.

Hace falta un cambio total en la estructura, nosotros las comunidades autónomas las vemos como uno de los mayores problemas en las zonas rurales, la cantidad de dinero que se va en las comunidades autónomas si se revirtiera a los ayuntamientos, que son los que realmente solucionan los problemas a los vecinos. El capital que se está perdiendo en ese intermedio es enorme y se podría focalizar en crear riqueza real, no en esos programas rurales que salen vendiendo cada poco de no sé cuantos millones de euros, que después se acaban perdiendo por no se sabe donde, que no llegan realmente al vecino del pueblo.

En el tema de las nuevas tecnologías que en Valderrey hemos sido pioneros, ¿cuánto le hubiera costado a la administración dotar de una internet de calidad a todas las zonas rurales?, ese gasto es perfectamente asumible si no se fuera el dinero por donde no sabemos.

Si para el CRA las comunidades autónomas no dan respuestas, ¿qué opinan de las diputaciones?

Hemos conocido estos días que de los 5,6 millones de euros que han pedido las juntas vecinales solamente ha llegado 1,3 millones, ¿dónde está el resto? ¿por qué la Diputación de León que se creó para atender a las poblaciones de menos de 20.000 habitantes está metida en ‘saraos’ que no vienen al caso con una serie de gastos descomunales? Y después no hay dinero para las juntas vecinales y los ayuntamientos pequeños que es para lo que realmente se crearon las diputaciones. Eso de que no se elijan directamente a los diputados provinciales no puede seguir así, hay que darle una vuelta completa y si no las diputaciones tampoco tienen sentido, solo lo tienen en tanto y cuanto le den soluciones y no sean un problema para la gente que es lo que son ahora mismo. Lo bueno de esta política que hacemos nosotros es que como la vivimos de cerca todos los días, no tenemos que estar pensando en el argumentario que envían los partidos porque la vemos todos los días.

Los partidos tampoco respaldan a los candidatos que pierden, pero no se dan cuenta que lo que hace falta es sembrar porque falta mucho por hacer. Los diputados provinciales tienen que ganarse la nominación para serlo, no puede ser que se presente una persona sola a la nominación, eso no es elección ni nada, incluso aunque se presentaran más siendo elección indirecta ya estamos con los apaños. Yo hay diputados que no los conozco y dudo mucho que hayan aparecido por la Diputación. Esto hay que cambiarlo porque nos va en ello la vida democrática. Hemos pasado de una dictadura a una partitocracia en el sentido en que los dos grandes partidos se han ‘merendado’ la democracia.

¿Cuántas candidaturas presentará el CRA?

Un centenar de candidaturas entre ayuntamientos y juntas vecinales. Está siendo mucho más rápido que antes cuando había que ir puerta por puerta porque la gente se está poniendo en contacto con nosotros a través de las redes sociales. En una de las reuniones que hemos tenido esta semana, los de Valdevimbre ya venían con la candidatura hecha, la gente viene con nosotros porque cree que en lo que hacemos, porque nos conocen por las redes sociales. También nos estamos encontrando con personas que llevan muchos años en política y no se quieren unir a nuestro proyecto porque se plantean que al no estar en los partidos tradicionales dudan de que puedan conseguir cosas, esa gente es la que no nos interesa, nosotros apoyamos a la gente que está en política porque cree en ello, si vienen buscando un puesto el CRA no es su lugar.

¿No temen convertirse en el partido donde acaben los rebotados de otras formaciones políticas?

Estamos tratando de que la gente que entra en nuestras listas venga a trabajar por los pueblos y venga con total transparencia, porque lo que me exijo a mí voy a exigirlo a los demás. Tienen que ser conscientes de que cuando se presentan por un partido para defender a un pueblo y a unos vecinos eso conlleva un compromiso. Aquí estamos desde el primer momento sin cobrar un duro haciéndolo porque nos gusta.

Quienes hemos seguido su trayectoria al frente del Ayuntamiento de Valderrey en esta legislatura sabíamos que su marcha del PSOE era la muerte de una crónica anunciada. Usted empezó a ‘quemarse’ en las movilizaciones en contra de la supresión de trenes por parte de Renfe, continuó con el CTR y el compost, la falta de respuestas en los recortes en la sanidad rural o en la falta de bomberos en las zonas rurales.

Con el compost del CTR hubo una jugada en el medio… Cuando alguien tiene un puesto político y cobra de él tiene que tener un comportamiento distinto al que tuvo Joaquín Llamas. El tema CTR que se ha llevado muchas veces a la ejecutiva del PSOE no se ha sacado adelante porque detrás hay unos intereses enormes de gente del partido. Es cuando ves que hay ciertos temas que no interesa resolver cuando son asuntos que están afectando a vecinos de nuestros ayuntamientos.

En cuanto al tema sanitario, en Valderrey estamos tratando de parar el golpe pero con los recortes las guardias no se cubren, mandan al médico de no sé donde para atender a personas con patologías crónicas que hay que hacerles un seguimiento. Esto no se puede consentir. El trabajo a nivel parlamentario en las Cortes de Castilla y León es pésimo en el sentido de que yo creo que llega un momento en el que le es cómodo estar en la oposición porque no tienen responsabilidad.

Hay cosas que se pueden hacer, no todo está perdido. La gente tiene que ser consciente de que la ‘sangre de uno tiene el mismo valor que la del resto’. A mí ser alcalde me ha costado perder clientes, cuando tomas una decisión que no le gusta me ha dejado de comprar el pan. Si yo estoy dispuesto a arriesgar los políticos profesionales tendrían que arriesgar más. Es como en lo del compost, ¿qué pasa, que cuando yo pierdo un cliente a mí no me supone nada y si hay una amenaza a alguien que vive de la política hay que dar marcha atrás?

Con las movilizaciones del tren, algunos alcaldes trabajaron duramente en organizar unas movilizaciones que desembocaran en el mantenimiento de las líneas pero al final todo se calló. Es como un amagar y no dar, se crean expectativas que después se desinflan, ¿no cree?

Efectivamente. Nosotros organizábamos todo y hacíamos el trabajo para que después vinieran otros que, en teoría, tenían que dar el do de pecho y realmente a lo que venían era a hacerse la foto y desaparecer. Pero es que nosotros tenemos que dar cuenta a nuestros vecinos de ese trabajo y ellos no.

A usted el incendio que destruyó dos casas en Riego de la Vega a finales de 2013 le marcó profundamente. Ahí comenzó una pelea que le llevó a presenciar un pleno en las Cortes de Castilla y León del que salió escandalizado, ¿qué le pasó por la cabeza en aquel pleno?

En aquel pleno, el consejero de Fomento y Mediao Ambiente, Antonio Silván dijo, y eso está recogido en el diario de sesiones de las Cortes de Castilla y León, que lo único que hacíamos era escandalizar a la gente, que en la provincia de León no había ningún problema de bomberos y que estaba perfectamente cubierta esta necesidad, eso lo dijo en sede parlamentaria un señor que se va a presentar a la Alcaldía de León y que se pasea por estos municipios en loor de mulititudes sin que nadie le pida responsabilidades y cuentas, eso es lo más grave. En mi municipio no hemos recibido la visita de nadie porque si viene alguno… no lo vamos a tirar al pilón, que es lo que se merecía, sino que delante de los vecinos habría que preguntarle: ‘vamos a ver, señor Silván, en otras comunidades se ayudó a que el tren no desapareciera, ¿usted qué hizo aquí?, ¿cumplen la ley de protección civil sobre parques de bomberos?’. Hay que cambiar la perspectiva, a mí nadie me pone medallitas por la calle por mucho que haga y mis vecinos me piden explicacioines, ¿por qué a Silván y al resto de políticos no?

Usted es de los que se marca retos y los ‘pelea’ hasta lograrlos. El último, la apertura de la Zague, ese caudal que se queda sin agua cuando se acaba la campaña de riego dificultando la vida de los habitantes de la ribera del Tuerto, porque deja sin agua los pozos de abastecimiento de los pueblos y pone en peligro los bienes de la gente, lo vimos en el último incendio del molino de Santibáñez de la Isla cuando las llamas destruían un edificio asentado sobre el cauce de la Zague sin agua para poder sofocarlas.

Ahora que hemos logrado que la abran aún sin ser época de riego hay que conseguir que no la cierre la Confederación Hidrográfica del Duero. El Procurador del Común nos ha admitido a trámite la queja en la que pedimos responsabilidades al Subdelegado del Gobierno de que si pasa algo en mi Ayuntamiento él es el responsable. A mí me ha elegido la gente pero a ese señor no, lo ha puesto un dedo por no se sabe qué meritos y ese señor está para atenderme a mí, alcalde, que me ha elegido la gente y si yo le mando un escrito diciendo que hay una situación urgente y usted en una semana no da señales de vida, a ese señor hay que pedirle responsabilidades.

La Confederación es otro mastodonte que no lo ha tocado nadie, una organización decimonónica que no da explicaciones a nadie de lo que hace y que para solucionar un trámite se pasan hasta 12 meses. Eso lo están viviendo los vecinos de Tejados de la Sequeda, a quienes les urge una solución a su problema de agua y se han quedado sin un pozo porque en un año la Confederación ha sido incapaz de emitir un informe diciendo si se puede hacer o no. Hemos tenido que cambiar una subvención de 68.000 euros destinada a la construcción de ese pozo para pavimentar calles porque no me han hecho un informe que es vinculante. La ley le ampara hasta 18 meses para resolver un tema y te puedan contestar. Pero también hay otro personaje, Ana Belén Cosmen, que está puesta en la Diputación ya veremos en qué condiciones, informó en contra de concedernos una prórroga para poder hacer ese pozo, una decisión que está condicionando que los vecinos de Tejados tengan agua o no. Esto está pasando en España en el siglo XXI.

Con todas estas dificultades ¿todavía le quedan ganas de seguir en política?

Hace cinco o seis meses dudé en presentarme porque estaba ‘vendiendo material caducado’, un material en el que no creía, porque si yo estoy viendo lo que está pasando en realidad, ¿cómo voy a convencer a los demás? Si alguien en el PP tuviera esa mentalidad tendría que decir lo mismo, ‘a mí esa gente no me representa’. Sin embargo yo pensé que con lo que sé y las ganas que tengo de hacer cosas, me busco otra manera de canalizar el asunto. Me presento para ganar las elecciones, por supuesto, pero tengo tantas ganas de hacer cosas y veo tanta gente a la que le puedo ayudar, que se gane o se pierda la ilusión que tengo va a ser exactamente la misma.

Si la gente del mundo rural estuvieramos concienciada…, incluso los políticos tenemos parte de culpa por no decir hasta aquí hemos llegado y ser la avanzadilla de la gente. Si seguimos presentándonos por los partidos grandes y seguimos manteniendo su lobby particular le estamos haciendo el juego sucio a ellos, estamos engañando a los vecinos para que el engaño de ellos siga funcionando.

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.