Nicolás Pérez Hidalgo
Lo que mal empieza, mal acaba. Aunque esta frase, sólo es aplicable a que acaba siempre mal para los ciudadanos, que son los que pagan la socialización de las pérdidas (o los latrocinios) derivadas de las malas gestiones que realizan los que dicen que nos representan y miran por nuestro bien. La tasa por separación de la basura en el CTR es cuanto menos de dudosa legalidad, ya que paga igual quien separa la basura que quien la tira alegremente al contenedor.

Para leer la noticia en su web original, haz clic aquí

El problema como siempre, es el de la elección del modelo de gestión. En su día para solucionar los problemas de basura que tenía la capital y el alfoz (les acababan de echar del vertedero de Santovenia) se eligió el ‘modelo solidario’ que llamaban ellos, que consiste en cobrar a todos por igual. Tras años de penar por la provincia para encontrar un lugar donde tirar toda la mierda provincial, dieron con el ‘tonto útil’ que consiguió acumular terrenos suficientes para perpetrar el atentado medioambiental. Todos los partidos dieron su bendición. Y amén dijeron a que se fueran colocando en el ente Gersul amigos, familiares y compañeros de partido (de la zona de influencia y de lejos de San Román). Para ello se saltaron leyes, se incumplieron otras y se modifican constantemente muchas otras.
El problema no es tener un CTR (macrovertedero) provincial, sino que funcione correctamente. Pero eso nunca sucederá porque habría que empezar a ‘limpiar mucha mierda’ y a hacer buena gestión pública. Cada municipio debería pagar por lo que se lleva al CTR sin separar y allí separarlo, claro. Eso a las UTEs no les interesa y a los políticos menos. No les motiva el cambio de modelo porque así los que se llevan los palos, no son los alcaldes incompetentes que no asumen sus responsabilidades medioambientales, sino unos tipos de un ente que se llama GERSUL, que ni Dios sabe quiénes son. Pues bien, los que están dirigiendo el sinsentido GERSUL sí tienen nombres y apellidos y no son otros que las personas que usted vota en las elecciones municipales. Preocúpese de saber quién está riéndose de usted en su ayuntamiento o mancomunidad en este macronegocio de la basura, y en mayo vote en consecuencia.

Categorías: Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.