Artículo de Ana Isabel Ferreras
Hace apenas quince días, acaba de salir a la palestra una nueva formación política en la que participo activamente, (Ciudadanos Rurales Agrupados) y desde aquí les garantizo que nada tiene que ver con lo habitual, o por lo menos eso es lo que pretendemos.

En primer lugar, porque las personas que formamos parte y ostentamos cargo público (alcaldes, concejales, juntas vecinales), ni tenemos sueldo ni vivimos de la política y eso hoy en día, comprobando la cantidad de tragadores que engullen dinero público sin ningún resquemor, y evidenciando en la mayoría de los casos unos niveles de capacidad mucho más bajos de lo prudente, más que menos es motivo de honra. En segundo lugar, porque nuestro único objetivo es seguir trabajando por y para nuestros pueblos, gestionando lo público en favor de los ciudadanos con sentido común y de forma honrada. 
Esto, que debería ser lo normal, por desgracia se ha convertido en excepcionalidad y así nos están llegando cada vez más compañeros interesados en este nuevo proyecto, porque ya va siendo hora de romper las ataduras que imponen los partidos actuales a todos aquellos que dedican parte de su vida en tareas por y para su pueblo, y no ven más que visitas peloteras cada cuatro años para garantizar cubrir las tan ansiadas listas, que a ellos en nada favorecen y en cambio, utilizan otros para seguir asentados como grandes vividores que son. Y como yo sé muy bien de lo que les hablo, por eso se lo cuento, para que abran los ojos y la mente y reaccionen!
El tan comentado Debate del Estado de la Nación, no ha hecho más que confirmar, que el teatro se ha instalado en el hemiciclo, emulando a estos programas de tertulias politiqueras que se han hecho tan populares, y donde todo vale con tan de asistir a una buena pelea entre gallos de primera. Lamentable el espectáculo y peor aún, las sillas vacías y los juegos con dispositivos móviles entreteniendo a sus señorías, y la representación de los palmeros de uno y otro bando azuzando y animando siempre bajo una batuta directora. Este es el fiel reflejo de la clase política (se supone de altura), que sufrimos en este país, y que no lo duden, sigue siendo responsabilidad nuestra.

Categorías: Propuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.